Follow by Email

sábado, 14 de junio de 2014

(copa)

Quitárselo a los trabajadores para dárselo a los ricos
La revelación de casos individuales, por sorprendente que parezca, no debe ocultar el trasfondo del problema: los paraísos fiscales son una amenaza para la democracia. Socavan el Estado de derecho al hacer uso de la ocultación. Son la gran ganga para los infractores de todo el mundo. Favorecen el desvío de las riquezas públicas hacia Estados donde florecen la concusión y la corrupción. En este universo de una creatividad jurídica que parece ilimitada, se ocultan sumas colosales tras estas empresas pantalla. En total, una serie de ricos particulares poseerían en estas empresas el equivalente a los PIB de Estados Unidos y de Japón juntos.
===================================================0000

Los refugiados no cesan de llegar a la isla de Man. Pero no en pateras como a Tarifa y la costa andaluza, sino en jets privados. No les espera para darles la bienvenida la Guardia Civil, sino chóferes que abren la puerta del Bentley, Porsche o Ferrari de rigor (tiene una de las mayores concentraciones de coches de lujo del mundo). No escapan del hambre y la miseria, sino del impuesto del 50% a las rentas más altas en el Reino Unido, y de la obsesión de los gobiernos por fiscalizar su dinero.
A la isla de Man no ha llegado la recesión (presume de un cuarto de siglo de crecimiento económico continuado, el año pasado de un 2,5%), pero sí los recortes. Igual que en Jersey y Guernsey (islas Anglonormandas), se nota el impacto de la campaña internacional para apretar las tuercas a los paraísos fiscales, obligarles a una mayor transparencia y recortar sus privilegios. Ello se ha traducido en una pérdida de ingresos y déficit presupuestario que no pagan los multimillonarios sino los trabajadores. Es el efecto Robin Hood al revés, quitar a los pobres para dar a los ricos.
===================================================000
El diario belga, que recuerda que el fraude y la evasión fiscal cuestan cada año 1 billón de euros a la Unión Europea, o 2000 euros por cada europeo, indica que :